Se utilizan para aportar confort, aunque no proporcionan mucho control en el movimiento del pie. Principalmente se recomiendan para pies delicados o para pacientes con mucho dolor plantar, metatarsalgias, talalgias o pie geriátrico por ejemplo.

También están indicadas para pie cavo en el que es necesario distribuir las presiones por igual en todo el pie.

Dentro de las ortesis blandas se pueden utilizar dos tipos de materiales, con diferentes tipos de descargas y tratamiento según la descripción del médico.

  • silicona, también llamada plantilla Denís
  • la EVA es un material más ligero que da gran confort reduciendo notablemente el peso de la Denís.

Es la plantilla más común que se ha ido aplicando a lo largo de muchos años, ya que es más resistente que la plantilla blanda y aparte de dar confort, ayuda a alinear el pie durante la marcha.

Indicadas para múltiples diagnósticos en pie adulto y nos algunos casos también para pacientes pediátricos. Pueden ser perfectamente utilizadas para casos de metatarsalgias, pie cavo, pie valgo, varas o tratamientos de espolón calcáneo.

Materiales:

  • EVA
  • conglomerado
  • resina

Es la plantilla que ofrece mayor duración y apoyo con poca o ninguna flexibilidad al arco plantar.

Están indicadas principalmente para tratamiento de pie plano-valgo en niños, ya que la intención de la ortesis es corregir, y en estos casos es necesario un material que soporte el peso del arco plantar para mejorar la alineación del pie.

También son utilizadas para pie adulto en el que se quiera elevar el arco de un pie plano severo.

Materiales para plantillas rígidas:

  • Termoplástico: puede variar la rigidez según el grosor de la plancha.
  • Resinas: ofrecen rigidez con cierta elasticidad.
  • Fibra de carbono: es la plantilla más rígida y con mayor duración del mercado, no tiene ningún tipo de elasticidad.

Merecen un capítulo aparte las plantillas de resina, ya que son los materiales más actuales nos ofrecen un amplio abanico de posibilidades ante casi cualquier tipo de tratamiento.

Esta plantilla la podríamos colocar perfectamente entre las semirrígidas, rígidas y en algún caso incluso blandas, ya que en el momento de confeccionarse las podemos conseguir más o menos flexibilidad según el número de planchas o tipo de resina que aplicamos. Podemos conseguir una plantilla muy rígida, pero dando cierta flexibilidad que el paciente seguramente agradecerá.

Estamos comprobando en estas últimas temporadas que esta plantilla da excelentes resultados en pacientes jóvenes, dinámicos o que practican deporte.

Siempre combinamos las plantillas de resina con materiales de alta calidad como las planchas de EVA de fabricación alemana Nora con otros muy efectivos como el Poron ayudando a absorber el impacto de la pisada y aportando un alto grado de confort.

Estamos teniendo muy buenos resultados en la gran mayoría de pacientes con casos de espolón calcáneo y fascitis plantar gracias a la combinación de estos productos.

Otro valor añadido, es que ocupan menos espacio dentro del calzado, un problema bastante común sobre todo en el calzado femenino.